carita

que el desapego no corrompa la suavidad de tus labios
que la estrategia no ahogue tu risita espontanea
que el porvenir no se infle estrechando tus días
y el entusiasmo disperso no se lleve tu gracia
que tus sueños no se duerman en metas plausibles
que tus ojos se limpien de toda nostalgia
que las lagrimas no sellen al absurdo en un frasco
que tu memoria no traicione al placer desatado
y me confundan tus manos en otros contornos
que mi olor se parezca al hedor de tus sabanas
y en las mañanas tu dulzura me encuentre dormido
que mil lunas de distancia no disuelvan tu ausencia
que mi recuerdo sin cuerpo no se quede sin alma
y mis ideas del mundo se vuelvan ajenas
para así yo poder seguir siendo un reflejo
sin morir siendo espejo de un sueño ahuecado.
Aprendí que el silencio nunca tuvo tu nombre
solo ecos trayendo el amor entregado

Debate

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

*