camellito

un camello inmerso en un laberinto
de calles desafiantes, de un imperio de arena
hace tiempo succionó la grasa en su joroba
y cuelga ahora hueca como una condena

dromedario rumiante de la noche hipnótica
caricia opiácea en una carcel bendita
¿seras tu el que nos saque de esta somnolencia?

quiero apoyarme sobre tu estomago hambriento
y escuchar en tus entrañas al eco del desierto
anunciando la tormenta que abrace las ruinas
de esta civilización que ya esta perdida

ahora despierto y me veo en tus ojos
te veo rumiando tu lenta venganza
te veo ocultarla entre el pasto
que acerca la mano de tu viejo amo
tentando tus labios que sabios se callan

Debate

Sé el primero en postear un comentario

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

*