odaalreptil

reptiles retorciéndose entre piedras
caídas, sobresaltos y repliegues
evolución en el trascurso de una vida
de aire nervioso, filoso, hiriente
uno me mira y entonces sucede
centímetros y segundos de distancia
como un acto de bondad se despedazan
y los rayos amarillos de un mándala
como hilos de una flor intransitable
enervan la hendidura de sus ojos
hasta abrir el umbral de su misterio
que no sabe de egos ni fantasmas
reconozco así en sus ojos los portales
que despliegan su tormenta encapsulada
por la esfera ocular que al desarmarse
es ofrenda a la inminencia que nos ata
transformándose a la par que la mirada
se libera una a una de sus capas
desnudando tras de si la certidumbre
que a los ojos cotidianos se le escapa
del sutil mecanismo imperceptible
que al latir y al respirar nos entrelaza
y en ese transcurrir ajeno al tiempo
ellos cambian de piel y yo de alma

Debate

Sé el primero en postear un comentario

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

*