desconfío del destello en los cristales
que interrumpen el fluir de tu mirada
desviando su filosa transparencia

no me fio de quien mira hacia las ropas
sopesando la garganta del que habla
imponiéndole sus mantos de decencia

aun menos de quien mide sus palabras
y sus besos cotizando su cariño
esperando que su precio te deslumbre

me incomoda el lujo en los portales
que se impregnan con la angustia de sus días
entregados a las leyes del comercio

y hasta empiezo a desconfiar de la distancia
que se abre al despertar dejando ecos
de sentires que en el sueño me abrazaban

es por eso que hoy vibro entre tus manos
como un gato ronroneando en tu regazo
mientras muere sobre ti mi desconfianza

Debate

Sé el primero en postear un comentario

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

*